Encontraremos el camino

ACERCA
DE
NOSOTROS

En los primeros años del 2000, mientras terminaba la carrera de Derecho, David Barrachina realizaba prácticas en un despacho de abogados. En la mesa que le dieron había cuatro expedientes de extranjería que nadie quería atender. Era la época en la que Castellón empezaba a recibir a ciudadanos rumanos, cuando los negocios del barrio eran atendidos por señoras que te habían visto crecer y las redes sociales se tejían en los bares.

Bogdan, Ciprian, Elena y Mohamed tuvieron la suerte de que sus casos los atendió un joven estudiante con ganas de solucionar problemas en la época en la que el dinero estaba en las recalificaciones y la construcción.

Pronto corrieron la voz y estos cuatro recién llegados llevaron al despacho donde hacía las prácticas David a sus amigos. Era gente humilde, trabajadores que venían del este de Europa o del norte de África a buscar un futuro mejor en España. Venían solos, a trabajar en la obra o en la campo, en el cuidado de ancianos o en hostelería.

David acabó la carrera y los clientes no dejaban de acudir. Se formaban colas en las escaleras del edificio para llegar a su despacho profesional. Algunos de ellos fueron creciendo a la vez que David y llegaron a formar grandes empresas.

Tras más de 10 años trabajando en solitario David decide unir su despacho al de Juan Carlos Rivas y Enrique Galindo, amigos de la universidad y con quienes comparte una visión común de la vida, los valores y el ejercicio del derecho.

Desde 2015 hemos fortalecido nuestro equipo con la incorporación de abogados y profesionales cuya lealtad,  valores y compromiso coinciden con el espíritu del despacho.

Estamos muy orgullosos de nuestra experiencia y de cada historia que hemos compartido con cada uno de nuestros clientes a lo largo de los años, desde nuestros humildes comienzos hasta el momento actual hemos estado siempre trabajando para ofrecer nuestro apoyo en cada paso del camino.

No importa cuál sea su situación, estamos aquí para acompañarlo y ayudarlo a alcanzar sus objetivos, como hemos hecho siempre.

Juntos podemos construir un camino hacia el éxito en España y más allá.

ACERCA DE
NOSOTROS

En los primeros años del 2000, mientras terminaba la carrera de Derecho, David Barrachina realizaba prácticas en un despacho de abogados. En la mesa que le dieron había cuatro expedientes de extranjería que nadie quería atender. Era la época en la que Castellón empezaba a recibir a ciudadanos rumanos, cuando los negocios del barrio eran atendidos por señoras que te habían visto crecer y las redes sociales se tejían en los bares.

Bogdan, Ciprian, Elena y Mohamed tuvieron la suerte de que sus casos los atendió un joven estudiante con ganas de solucionar problemas en la época en la que el dinero estaba en las recalificaciones y la construcción.

Pronto corrieron la voz y estos cuatro recién llegados llevaron al despacho donde hacía las prácticas David a sus amigos. Era gente humilde, trabajadores que venían del este de Europa o del norte de África a buscar un futuro mejor en España. Venían solos, a trabajar en la obra o en la campo, en el cuidado de ancianos o en hostelería.

David acabó la carrera y los clientes no dejaban de acudir. Se formaban colas en las escaleras del edificio para llegar a su despacho profesional. Algunos de ellos fueron creciendo a la vez que David y llegaron a formar grandes empresas.

Tras más de 10 años trabajando en solitario David decide unir su despacho al de Juan Carlos Rivas y Enrique Galindo, amigos de la universidad y con quienes comparte una visión común de la vida, los valores y el ejercicio del derecho.

Desde 2015 hemos fortalecido nuestro equipo con la incorporación de abogados y profesionales cuya lealtad,  valores y compromiso coinciden con el espíritu del despacho.

Estamos muy orgullosos de nuestra experiencia y de cada historia que hemos compartido con cada uno de nuestros clientes a lo largo de los años, desde nuestros humildes comienzos hasta el momento actual hemos estado siempre trabajando para ofrecer nuestro apoyo en cada paso del camino.

No importa cuál sea su situación, estamos aquí para acompañarlo y ayudarlo a alcanzar sus objetivos, como hemos hecho siempre.

Juntos podemos construir un camino hacia el éxito en España y más allá.

1.


Lo primero son las personas, individualmente tratadas cada una de ellas. Sabemos que detrás de cada expediente está su mujer, su hijo, su madre. Sabemos lo importante que es para usted poder proyectar su vida en España, su trabajo, su familia. Le acompañamos en todo el proceso, le conocemos por su nombre.

2.


Sabemos lo que hacemos. Somos abogados y somos conscientes de nuestra responsabilidad. Tenemos confianza en nuestros clientes y recorremos juntos el camino.

3.


En la extranjería y en el derecho no hay milagros. Hay trabajo, conocimiento técnico, experiencia, relaciones personales y atención a los detalles. Todo eso se lo ofrecemos. No le diremos lo que quiere oír, le diremos lo que hay y lo que se puede hacer.

4.


Solo conocemos un camino, el camino recto de las cosas bien hechas. En nuestro despacho no creemos en los atajos ni en las soluciones mágicas. Sabemos por dónde se va y cómo se llega, le guiamos en el viaje.

5.


Somos abogados por vocación. Nuestro trabajo es un modo de vida, no vendemos un producto ni un servicio, nos damos por completo. Se lleva lo mejor de nosotros. Nos gusta lo que hacemos, se dará cuenta en cuanto nos conozca.

6.


Disfrutamos del punto artesano de nuestra profesión, del detalle en cada uno de los casos, saber quién está al otro lado, qué le preocupa, cómo piensa. Entendemos nuestro trabajo desde el compromiso individual de cada uno de nosotros de cumplir nuestra misión.

7.


Y en todos estos puntos se apoya nuestra obra. Este manifesto no son palabras. Nuestro pensamiento refleja lo que somos y nuestra manera de trabajar, se plasma en nuestra trayectoria. Pregunte por nosotros.